Primer blog español sobre bodas exclusivas, dirigido por una Wedding Planner profesional

Desde Exclusive Weddings os damos la bienvenida a nuestro blog, desde el cual pretendemos informaros, ayudaros y resolver todas vuestras dudas acerca de este mundo tan apasionante y a la vez tan estresante como es el de la organización de bodas.

Como Agencia profesional de Wedding Planners especializada en bodas de "alta costura", intentaremos daros las mejores ideas y consejos, avalados por nuestra experiencia y la de los mejores profesionales del sector, para que podáis hacer realidad la boda de vuestros sueños.

Para ello contamos con la experiencia y profesionalidad de
Emy Teruel Cano, Wedding Planner & Designer y Directora de Exclusive Weddings, la cual lleva dedicándose a la organización de eventos desde 1996 y al diseño y organización de bodas en Cataluña desde el año 2002 con gran éxito y reconocimiento, lo que le ha permitido llevar a cabo bodas muy exclusivas y ser elegida por personalidades del mundo cultural, social y político a la hora de organizar sus eventos. Su trayectoria intachable y su excelencia en las bodas que diseña, además de ser la pionera en España en introducir el concepto de Wedding Planner & Designer, la han convertido en la primera y de momento única Wedding Planner miembro de la Asociación Española del Lujo.

Esperamos pues que os sea de utilidad este blog, que participéis en el mismo con vuestros comentarios y que lo recomendéis a quienes creáis que puedan necesitarlo.

Las bodas de "alta costura" están al alcance de todos aquellos que valoran la exclusividad, la personalización y la excelencia en el servicio.

jueves, 13 de octubre de 2011

Niños y bodas: el eterno dilema de si deben o no asistir a las mismas

Hoy quiero reflexionar con todos aquellos que leáis este post una pregunta que siempre está en el aire: cuando los novios deciden a quién invitar a su boda, ¿deben incluir también a los hijos pequeños de sus invitados? Aunque a simple vista la pregunta pueda parecer muy simple, la respuesta no lo es en absoluto.

La boda es uno de los momentos más importantes en la vida de una pareja y tienen que invitar a todos aquellos familiares y amigos que quieran que compartan con ellos ese día tan especial. Pero ¿qué ocurre si esos familiares o amigos tienen niños pequeños? ¿se les debe incluir también o queda mal el no hacerlo? Por supuesto no estamos incluyendo en esta pregunta a los niños de los novios, si los tuvieran, o de los familiares más directos, como los hermanos, puesto que son parte de la familia más cercana y no pueden faltar a este gran día ¿Pero dónde ponemos el límite? ¿Incluimos también a los de los primos, y a los de los amigos más íntimos como si fueran hermanos de los novios, o a los de los testigos o padrinos, etc.? Y ¿cómo decimos que sí a unos y que no a otros?

Cuando hablamos de niños pequeños estamos hablando desde bebes hasta edades de 14 años aproximadamente. ¿Es normal que unos invitados traigan a una boda de adultos a su bebé de pocos meses o años, o a su hijo de una edad que es difícil de contentar tanto por la comida, como por lo que van a tener que hacer durante toda la boda, y mucho más si se trata de una boda de noche, donde los niños se cansan y lo que tendrían que estar haciendo es dormir?

Y yo voy más allá ¿por qué recae esta responsabilidad de escoger entre niños si, niños no, en los novios, y no en sus padres? ¿Ningún invitado puede pensar en que si llevan a su hijo, el niño no va a disfrutar nada en la boda pues el resto de invitados son mayores y puede ser una molestia para el resto de invitados, que si lo llevan van a tener que estar pendientes del mismo y además va a ser un gasto extra para los novios?

Estas reflexiones que aquí hago son fruto de los casi 10 años de experiencia organizando bodas con y sin niños y en el resultado de las mismas. La verdad es que no hay color entre hacer una boda con niños y una sin niños. Sí que es verdad que una boda con niños es más graciosa, más tierna, las fotos quedan más simpáticas, pero por experiencia los niños si son muy pequeños no se enteran de nada, no les suele gustar los menús que les eligen, se aburren un montón y se quedan dormidos en seguida, además de que los padres tienen que estar todo el rato controlando a sus hijos y dejan de disfrutar de la boda. En una boda sin niños, todo esto no pasa. Los hijos se quedan en casa al cuidado de los abuelos, canguros, amigos, etc. en su entorno, y los padres disfrutan al máximo de la boda porque no tienen que estar preocupándose de ellos.

No obstante, hay una solución intermedia que nosotros siempre recomendamos aunque tampoco es garantía de éxito, pero es mejor que nada. Y es contratar los servicios de canguros profesionales. En estos casos, son los novios los que tienen que contratar estos servicios y el número de canguros irá en función del número de niños y sus edades, para así tenerlos controlados a todos y que tanto los padres puedan disfrutar sin estar ocupándose de sus hijos, como que los hijos puedan estar jugando o durmiendo teniendo a profesionales que los controlen. Normalmente se suele contratar 1 canguro 2 o 3 niños dependiendo de las edades de los mismos, y a veces cuanto más edad tienen son peores que los pequeños porque son los más rebeldes y no hacen caso de nadie. Entonces ¿qué pasa en estos casos? Es decir, ¿qué pasa si además de que los novios contratan canguros para entretener a los niños estos no hacen casos de las canguros y van por su cuenta haciendo travesuras o corriendo de un sitio a otro? ¿De quién es la responsabilidad si pasa algo, si se rompe algo o algún niño se hace daño por accidente? ¿De los padres por haberlos traído o no haberlos educado convenientemente, de los novios por haberlos invitado o no haber contratado las suficientes canguros, de las canguros por no regañar a los niños si no les obedecen? Pero ¿hasta dónde pueden llegar las canguros en sus funciones?



Como veis la pregunta parecía muy sencilla pero no hay una sola respuesta. Un niño en una fiesta no puedes saber nunca cómo se va a comportar a no ser que sea el típico niño que sólo se mueve bajo las órdenes de sus padres o es muy obediente y entiende cómo tiene que comportarse en cada caso. Pero seamos francos, ¿existen hoy en día muchos niños así de esas edades????? Pues desgraciadamente no y mucho menos cuando los sacas de su entorno natural, los llevas a una fiesta de mayores y les presentas a otros niños que no conocen… muchas veces se vuelven incontrolables, y a veces nos encontramos con niños rebeldes que incluso cuando vemos que no hacen caso de las canguros e intentamos decirles algo a los padres de buenas maneras, estos se ofenden porque parece que les estamos diciendo que no son buenos padres y les han educado mal. Entonces ¿si no tienen la culpa ellos, quien la tiene? No es mucho más fácil entonces para evitar todo esto, dejar a los niños en su ambiente, en casa, con sus amigos, etc. que traerlos a una boda de gente mayor donde no van a estar en su mundo y pueden tanto aburrirse o dormirse, como chillar, correr o romper cosas.

Nuestro consejo como expertos en bodas, algunas con muchos niños y otras sin ellos, es que para nosotros la decisión no tendría que recaer en los novios, sino que los propios invitados tendrían que adelantarse y decirles a los novios que no van a traer a sus hijos pequeños o que si los traen se ocuparán realmente ellos de los mismos (pero que realmente lo hagan). Los novios ya están pagando bastante por toda la boda para que además el hecho de que los invitados traigan a sus hijos pequeños, les suponga a los novios además de un coste extra por cubierto, un coste extra por canguro y una intranquilidad de que pueda suceder algo. De todas formas, entendemos perfectamente que haya padres que no quieran ir a ningún sitio sin sus hijos. En estos casos, si sus hijos están perfectamente educados, tendrían que ofrecerse a los novios de que no se preocuparan por ellos, ya que de sus hijos estarán pendientes ellos y solo ellos en todo momento. En la encuesta que hemos hecho esta semana en nuestra página de Facebook ha ganado por mayoría esta opción: traer a los hijos y los padres se ocupan en todo momento de ellos, pero lamentablemente os hemos de decir que por experiencia, en el 80% de los casos, los padres lo dicen pero no lo hacen. Cuando los padres llegan a una boda quieren disfrutarla con el resto de invitados, tanto de la ceremonia, como del aperitivo, banquete y baile y si se ponen a charlar, beber o bailar con el resto de invitados es muy fácil que se despisten y los niños se aburran, se junten con otros niños a correr o saltar por ahí o bien acaben durmiéndose en cualquier rincón.

Por tanto, llegamos a la solución de los canguros. Es una muy buena opción siempre y cuando, por un lado, los novios contraten las suficientes canguros para que puedan tener a todos los niños controlados (las canguros ya se encargarán de mantenerlos distraídos con juegos, etc.) y por otro los padres de esos niños adviertan a sus hijos que tienen que obedecer a las canguros, porque si no lo hacen y pasa algún accidente o se rompe algo, ¿quién tiene la culpa?




Es decir, si sois padres de niños pequeños y os invitan a una boda uno de los mejores regalos que podéis hacer a los novios es no traer a vuestros hijos. Tanto para ellos como para vosotros es mucha mayor tranquilidad ese día y lo podréis disfrutar al máximo. Pero si no podéis ir a ningún sitio sin vuestros hijos o a los novios les hace mucha ilusión que vengan, o bien os comprometéis con todas las de la ley a estar pendientes de vuestros hijos en todo momento, o bien si hay canguros, a hacer a vuestros hijos que las obedezcan. Las canguros son cuidadoras, no pueden obligarles a hacer algo que los niños no quieran hacer. Y de todas formas, que sepáis que llevar a vuestros niños a una boda, con o sin canguros, no os exime para nada de vuestra responsabilidad como padres. Siempre tenéis que estar pendientes de ellos.

Y a los novios les diría que no pasa nada por no llevar niños a su boda: cada vez más en las invitaciones se añade que es una boda sin niños o bien a la hora de la invitación sólo se pone el nombre de la pareja (y no se incluye la coletilla familia) y si llaman y preguntan se les dice que es una boda sin niños. Y para el caso de que a los novios les hiciera mucha ilusión que hubiera niños en su boda, obligatoriamente tienen que contratar el servicio de canguros y nunca quedarse cortos en el número a contratar. Cuantas más canguros haya, más estarán controlados y mejor atendidos los niños. Es un coste adicional pero vale la pena si se quiere niños en la boda y estar tranquilos.

Por último, mencionar que muchas veces se suele contratar también por los novios algún espectáculo infantil durante el banquete o baile, para tener más entretenidos y controlados a los niños. Esta es también una buena solución pero es un espectáculo de un determinado tiempo de duración, y mientras los niños tienen que estar o bien cuidados por sus padres o bien por las canguros. Nunca solos, porque aún controlados por padres o canguros, es muy fácil que en una boda, que ocurre tantas cosas, y con lo movidos que son los niños, y sobre todo en verano, en exteriores y en lugares con mucho espacio, los niños puedan desaparecer por instantes del control de padres o canguros y sufrir percances que todos queremos evitar.

Por suerte también, muchos espacios dedicados a hacer bodas, tienen zonas interiores dedicadas a los más pequeños, con juegos, TV, PlayStation, o zonas con camas o cunas para los más bebes, etc. pero igualmente se necesita a personas competentes que puedan estar echándoles un ojo a los niños.

En definitiva, en una boda con niños o bien los vigilan sus padres o bien las canguros, pero nunca deben estar solos. Además siempre la responsabilidad última la tienen los padres, puesto que las canguros pueden entretenerlos pero no son sus padres para darles órdenes, ni para regañarles o castigarles si hacen cosas que no deben.
Hagamos entre todos que el día de la boda se convierta en inolvidable porque todos los invitados y los novios han disfrutado desde un principio hasta el final de la misma. No añadamos posibles problemas o peligros si podemos evitarlos. Nosotros votamos por una boda feliz para todos!!!!!










No hay comentarios:

Publicar un comentario