Primer blog español sobre bodas exclusivas, dirigido por una Wedding Planner profesional

Desde Exclusive Weddings os damos la bienvenida a nuestro blog, desde el cual pretendemos informaros, ayudaros y resolver todas vuestras dudas acerca de este mundo tan apasionante y a la vez tan estresante como es el de la organización de bodas.

Como Agencia profesional de Wedding Planners especializada en bodas de "alta costura", intentaremos daros las mejores ideas y consejos, avalados por nuestra experiencia y la de los mejores profesionales del sector, para que podáis hacer realidad la boda de vuestros sueños.

Para ello contamos con la experiencia y profesionalidad de
Emy Teruel Cano, Wedding Planner & Designer y Directora de Exclusive Weddings, la cual lleva dedicándose a la organización de eventos desde 1996 y al diseño y organización de bodas en Cataluña desde el año 2002 con gran éxito y reconocimiento, lo que le ha permitido llevar a cabo bodas muy exclusivas y ser elegida por personalidades del mundo cultural, social y político a la hora de organizar sus eventos. Su trayectoria intachable y su excelencia en las bodas que diseña, además de ser la pionera en España en introducir el concepto de Wedding Planner & Designer, la han convertido en la primera y de momento única Wedding Planner miembro de la Asociación Española del Lujo.

Esperamos pues que os sea de utilidad este blog, que participéis en el mismo con vuestros comentarios y que lo recomendéis a quienes creáis que puedan necesitarlo.

Las bodas de "alta costura" están al alcance de todos aquellos que valoran la exclusividad, la personalización y la excelencia en el servicio.

jueves, 12 de diciembre de 2013

¿Se puede ser Wedding Planner e invitada a la vez en una boda?


Después de casi 12 años dedicándome al diseño y organización integral de bodas muy personalizadas y exclusivas, este año 2013 me tocó por primera vez ser Wedding Planner además de invitada en la misma boda. En este post os quiero contar mi experiencia y el resultado y sobre todo cual ha sido mi conclusión personal de todo ello.

En 2012 la hermana pequeña de una de mis mejores amigas con la que llevo compartiendo mis mejores y peores momentos durante más de 25 años, me anuncia que por fin se casa después de casi 10 años de noviazgo. No os podéis imaginar la ilusión que me hizo el saberlo pues como podréis imaginar no sólo se trataba de una amiga sino de alguien de la familia. Su hermana mayor, mi amiga, es la hermana que nunca he tenido y que si la hubiera tenido no podría haber sido mejor. Y toda su familia siempre ha sido como mi segunda familia y por la que me siento toda una privilegiada al formar parte de la misma, porque desde que los conozco y ya son muchísimos años, nunca ha faltado en sus vidas una palabra que me encanta: EL AMOR.

Así qué como os podréis imaginar en lo primero que pensé fue en que mi mejor regalo de bodas tenía que ser diseñarles la boda de sus sueños y que fuera perfecta. Si en todas las bodas que diseño me implico el 100% en esta aún me tenía que implicar mucho más y superarme a mí misma. Una tarea muy fácil y muy difícil a la vez como os acabaré contando, pues ellos aceptaron con una condición: “serás nuestra Wedding Planner pero el día de la boda te tienes que olvidar y tienes que disfrutar como una invitada más, como alguien de la familia que eres para nosotros”.

Por cierto, no os he dicho el nombre de los novios: ella se llama Laura y él Daniel y se compenetran a las mil maravillas. A pesar de ser muy diferentes en caracteres están muy compenetrados en todo y sus gustos son muy parecidos, y sobre todo no hacen nada uno sin contar con el otro. No creéis que son un Amor???

Pues bien, gracias a ser como son y gracias a que los conozco de hace muchos años me fue muy fácil diseñarles la boda que querían. En seguida les proponía las mejores opciones y ellos más rápido aún decidían. Fueron unos novios muy fáciles desde un principio y me encantó compartir con ellos toda la preparación de la boda y poco a poco fuimos construyendo lo que ellos siempre habían soñado. Poder conocer tan bien a los novios te ayuda mucho en este tipo de trabajo sobre todo si las bodas son tan personalizadas como las que mi equipo y yo hacemos. Y si además resulta que los novios tienen muy claro lo que quieren y además los quieres como parte de tu familia, para mí el diseño de su boda fue un auténtico regalo caído del cielo, porque disfrutaba de todo lo que entre todos íbamos construyendo casi igual que ellos (es como mi hermana pequeña, recordáis no?).

El tiempo pasó volando y cada vez más estaba más cerca el gran día. Y fue a partir de aquí cuando para mí empezaron a cambiar las cosas... No sólo estaba implicada como la Wedding Planner que les había ayudado sino como alguien más de su familia y os aseguro que la sensación es muy distinta: empecé a tener nervios por primera vez en mi vida profesional de que algo pudiera fallar pues ese gran día estaría como invitada y no podría estar encima de todo como siempre. El peso que tenía sobre mí era mucho mayor porque yo misma me exigía mucho más. Y aunque la sensación de tenerlo todo bajo control la tenía como en todas las demás bodas que realizo, la implicación personal me superaba: todo estaba más que cerrado y revisado, todas las reuniones y decisiones con los proveedores tomadas; los planes B y C listos; el timming de la boda cuadrado con todos los implicados; mi equipo totalmente formado y los novios muy tranquilos porque confiaban totalmente en mí... Y yo, empecé a darme cuenta que a lo mejor no había sido una muy buena idea la de ser Wedding Planner e invitada a la vez...

Para empezar encontrar el vestido de invitada y sus accesorios ya fue toda una aventura. Con muy poco tiempo libre entre boda y boda no tenía apenas huecos para mirar nada. Era una locura y además en vez de estar disfrutando de la búsqueda, para mí lo consideraba un tiempo no gastado en su boda o en las otras que estaba a la vez también organizando. Al final mis amigos de la tienda THEM de Barcelona me consiguieron adaptar un vestido largo color rosa palo y consiguieron darle un aire entre vestido helénico y estilo Audrey Hepburn. Los zapatos los acabé comprando en Adolfo Dominguez: unas sandalias negras altas con lentejuelas y tacones color dorado cobrizo, a juego con los pendientes y pulsera de Swarosky, broche familiar y bolso con tonos rosados, negros y dorados.



Luego estaba el hecho de que al ir como invitada y por tanto vestir como invitada, sentarme como invitada y cenar como invitada iba a ser toda una nueva experiencia para mí si quería controlarlo todo como siempre. Normalmente mi equipo y yo siempre vestimos de traje, vamos conectadas a través de walkies y pinganillo, no nos sentamos nunca ni tomamos nada (salvo agua para la sed y coca cola para aguantar todo el ritmo trepidante de las bodas y todas las horas que estamos ese día, desde el principio del montaje hasta que marcha la última persona) y sólo descansamos media hora en el momento en que nos dan de comer como staff.

Así qué ahora imaginaros el gran día y yo en vez de estar en el montaje, estaba en el taller de chapa y pintura: peluquería y maquillaje. Eso sí dando órdenes a mi equipo que sí estaba en su sitio a través del móvil, pero ya os digo que para mí no era lo mismo (hasta les pedía que me enviarán fotos por el móvil de cómo iba quedando todo). Luego tuve que contar con más personal mío ese día porque yo no podría hacer muchas cosas de las que siempre hago en las bodas y tendrían que ser mis chicas las que lo harían por mí, y todo ello sin walkies sino con la lección bien aprendida.

En fin que resumiendo os diré que la boda fue perfecta, más de lo que los novios esperaban. Sus familiares no hacían nada más que darme las gracias además de muchos besos. Todos felices y contentos. Una boda preciosa, divertida como los novios y llena de mucho amor. Una boda que todos recordarán como única en sus vidas y yo también pero por otro motivo: porque a pesar de todo NI DISFRUTÉ COMO INVITADA NI COMO WEDDING PLANNER.

Pues sí, una lástima, pero las personas que somos tan perfeccionistas con lo que hacemos, llevamos tantos años dedicándonos a una profesión que nos encanta y apasiona, cuando estamos en nuestro terreno no podemos quitarnos el traje de Wedding Planner por mucho que te vistas de invitada. Siempre seremos Wedding Planner si es que ese ha sido tu rol desde un principio en la boda y quieres que la boda resulte perfecta. Así qué no disfruté del aperitivo como invitada porque estaba pendiente de que todo estuviera correcto y mucho más porque no me podía comunicar al momento con mi equipo; no disfrute tampoco como invitada de la cena pues quería saber cómo iba todo detrás en el bacstage y me iba levantando en cuanto podía... Y así hasta que empezó el baile. Fue justo en ese momento cuando empecé a ser la invitada que todos querían que fuera y a mí me hubiera gustado ser desde un principio. Y es que ser Wedding Planner se te mete en las venas y no puedes dejar de serlo por mucho que lo intentes.

Así qué a pesar de que la boda fue todo un éxito ni disfruté como invitada porque no me relajé ni un segundo, ni tampoco como Wedding Planner porque no podía hacer lo que normalmente hago en las bodas que organizo.

CONCLUSIÓN: a la pregunta ¿Se puede ser Wedding Planner e invitada a la vez? Si pero no disfrutas ni de una cosa ni de la otra realmente. Así que para mí esta ha sido mi primera vez como Wedding Planner e invitada a una boda y también la última.

Un consejo que yo a partir de esta experiencia os doy porque yo también me aplicaré: si eres Wedding Planner y quieres ir de invitada a la boda de un amigo o familiar y eres de las Wedding Planners que quieres organizarles toda la boda, o bien dedícate sólo a asesorarles pero no te impliques de lleno en la organización y el día de la boda aparece sólo como invitada, o bien sé su Wedding Planner hasta el final incluso el día de la boda y en el momento del baile te cambias de vestido, te quitas el pinganillo y te conviertas en invitada. Si realmente eres una Wedding Planner profesional y te implicas en una boda ese "traje" no te lo podrás quitar hasta el final.


MIL GRACIAS a todo mi equipo por su gran implicación ese día y también a todos los proveedores que participaron y ayudaron a que la boda saliera perfecta!!!

1 comentario:

  1. Looks a great post read as wedding planner . Plan your wedding easy with the use of some wedding planner app too to make it easy and less tensed wedding plans.

    ResponderEliminar